Quienes amamos el buen vino no necesitamos tener una excusa ni esperar a una ocasión especial para disfrutar de una buena copa. No obstante, San Valentín es una fecha perfecta para ello, pues invita a cenas románticas en pareja que podemos enriquecer con el mejor vino que nos podamos permitir. El preámbulo ideal para una noche de romanticismo. Aunque todos los vinos son románticos por naturaleza (porque nos inspiran, dulcifican nuestra mirada y potencian todos nuestros sentidos, para facilitar la aventura de la seducción), es cierto que algunos pueden ser aún más románticos que otros.
Aquí tienes una selección de vinos sofisticados y elegantes cuyo sabor sorprende y resultan ideales para deleitar a nuestra pareja en la cena de San Valentín.